Ana Guerra versiona a la gran Raffaella Carrà para la comedia musical "Explota Explota"


EXPLOTA EXPLOTA


En vista del inminente estreno en España el próximo 02 de octubre de la comedia musical "Explota Explota" dirigida por el uruguayo Nacho Álvarez, esta semana llegaba a las diferentes plataformas de streaming el que a primera vista parece ser el tema principal de su banda sonora en la voz de Ana Guerra, cantante española de a penas 26 años quien se ha encargado de sacarle lustre a un "En el amor todo es empezar" que en el imaginario público viene a ser uno de los éxitos más conocidos de la gran, la única, la incomparable Raffaella Carrà, valiéndose de su propio estilo, alegre y juguetón, pero sobre todo con mucho respeto para con la titánide italiana de quien asegura ser una fan declarada.

EXPLOTA EXPLOTA Ana Guerra


En el vídeo de la renovada "En el amor..." se puede apreciar más o menos de qué trata "Explota Explota". Corren los años setenta y María, que es una joven bailarina agobiada por el canon represivo para con las mujeres de la España de aquel entonces, decide que con tal de cumplir sus más grandes metas es momento de liberarse. Incluso si eso acarrea dejar plantado a su novio en el altar y emprender un viaje de autodescubrimiento con destino a Roma. Es precisamente esa su odisea aquello de lo que el espectador será testigo en pantalla al tiempo que las peripecias de nuestra protagonista han de ser narradas al son de los más grandes éxitos musicales de La Carrà.



Conocido por todos es el amor con letras mayúsculas que sentía la cantante boloñesa por la que consideraba su segunda patria, es decir, España. E igual de conocida es la historia de su vida, una mujer libre como el viento cuyo talento para el baile era suficiente para hacer añicos cualquier escenario del mundo. Una artistaza como pocas. Una grande.

EXPLOTA EXPLOTA Raffaella Carrà


María, quizá no en el papel pero sí en la mente de los adoradores de Raffaella, no hace más que englobar sin muchísimos detalles ni precisiones apegadas a la realidad la actitud dominante de la diva italiana por excelencia.